¿Qué comen los caballos?

Nuestro método
89 Opiniones de usuarios analizadas
16 Artículos evaluados
98 Preguntas de usuarios analizadas

Los requerimientos alimenticios de un cabello dependen de la especie, el estado de salud, la edad, tipo de entrenamiento o trabajo físico diario. Saber qué comen los caballos es un tema al cual se le debe prestar mucha atención, para evitar enfermedades gastrointestinales como cólicos o gastritis.

Los caballos libres no tienen horarios para comer, ya que al amanecer siempre buscan su primera ración de hierbas, flores o frutos; y, por otro lado, en la noche descansan y evitan pastar. Así mismo, los caballos domésticos o de establos deben comer en el día y evitar pastar de noche.

Cada caballo exige una alimentación específica, pero en este artículo hablaremos de forma genérica sobre los piensos y forrajes, para que conozcas la alimentación y digestión adecuada de los equinos.

¿Cómo es la digestión de un caballo?

Los equinos tienen un estómago pequeño con una capacidad de 12 a 15 litros. Su intestino delgado es un órgano tubular, fino y largo de aproximadamente 28 metros. En él se absorben las grasas, los hidratos de carbono y los minerales. El intestino grueso tiene una longitud de 7 metros, y en él se absorbe la fibra de los alimentos.

Los caballos que son de establos sufren de cierta ansiedad en la primera comida, puesto que no pastan como si estuviesen libres. Debido a eso, suelen comer más rápido y son propensos a sufrir cólicos porque no digieren bien la comida. Para evitar esta ansiedad, es recomendable darles un aperitivo fácil de digerir antes de la comida proteica.

Luego de la comida, los caballos necesitan como máximo 2 horas para digerir y después ponerse a trabajar o ser montados. Si a un caballo no se le respeta su tiempo de descanso, al salir empezará a tener cólicos y dolor abdominal. Algo que resulta complicado, pues el tratamiento para ese trastorno es difícil.

¿Cuáles son los alimentos que se les deben suministrar a los caballos?

Forrajes

Es el alimento que se digiere con más facilidad. Los tipos de forraje que existen en el mercado son los siguientes:

Pienso

Son una mezcla de proteínas, minerales, vitaminas, granos de cereales y melaza. En el mercado se encuentran dos tipos de piensos con la misma cantidad de nutrientes, pero son procesados de forma diferente.

Frutas y verduras

Son aperitivos para el caballo que le dan hidratación y vitaminas a su dieta. Sin embargo, no todas son aptas. Algunas frutas que se le pueden dar al caballo son: melón, manzana, patilla, plátano, zanahoria, uvas, piña. Los higos y las pasas tienen suficiente azúcar natural, por lo que son una buena opción para darle al caballo con frecuencia. Lo mejor es no darles más de 2 frutas diarias.

¿Qué alimentos no debe comer un caballo?

¿Cómo es un día de alimentación de un caballo?

La cantidad de comida que se le da a cada caballo va de acuerdo a su peso. El peso promedio de un equino es de 500 kilos en buen estado. Con esta información podemos multiplicar 1 kilogramo por cada 100 kilos que pesa el caballo. Es decir, si tiene 500 kilos de peso físico, va a consumir cinco kilos de comida por día.

Su alimentación también va a depender de su actividad y rendimiento diario. Si es un caballo de deporte, necesitará más proteínas y energía que un caballo de hobby. Ahora bien, la cantidad se divide normalmente en dos o en tres raciones.

Si la comida se divide en dos raciones, se le suministra la primera ración al amanecer y la segunda con un poco más de proporción en la noche. Si se divide en tres, deberían ser 1,6 kilos por ración, empezando desde muy temprano de la madrugada.

Caballos atletas, potrillos y yeguas preñadas requieren un forraje con alto nivel en proteínas como la alfalfa u otras leguminosas para complementar su necesidad calórica. Aunque si el caballo pasta todo el día, en ese caso no será necesario alimentarlo, sino darle alguna fruta o verdura.

Resumen de la forma de alimentar a un caballo en un día:

Cantidad de comida diaria1 kilo de alimento por cada 100 kilos del peso del caballo
Raciones diarias2 a 3 raciones dependiendo de la actividad física diaria del caballo
Cantidad de comida por ración 2.5 kilos si son dos raciones, y 1.67 kilos si son tres raciones

¿Cómo administrar suplementos nutricionales?

 De acuerdo a la necesidad de cada caballo, siempre es necesaria la ingesta de minerales, electrolitos y vitaminas. Esto se debe a la transpiración constante de los caballos. De hecho, hay que darle suplementos si se encuentra en climas cálidos, y si se encuentra en climas fríos, necesita comida para mantener el calor corporal.

Hay minerales que el caballo necesita en pequeñas cantidades, como por ejemplo el zinc, el yodo, el selenio. A eso se les llaman microelementos.

Los suplementos se dan junto con la ración diaria, algunos pueden mezclarse con los cereales y otros se administran a través de jeringas directamente en la boca. También es necesaria la disponibilidad de sales mineralizadas, y para esto es ideal un bloque de sal que el animal pueda lamer y absorber cuando quiera, lo que ayudará a su desarrollo óseo.

Otro de los componentes de nutrición prioritaria para el caballo es el agua. Los caballos consumen aproximadamente 25 a 60 litros por día, según su propio organismo, necesidad o cansancio en general. Esta debe ser agua limpia y en abundancia, algo que un bebedero automático facilita a la perfección. El agua se duplica para los potros y yeguas en estado de lactancia o caballos atletas.

¿Cómo cuidar la alimentación del caballo?

Cuidar la calidad de la comida de los caballos es lo más básico e importante para su bienestar. Conocer lo que el caballo requiere, cuidar la puntualidad en sus horas de comer y llevarlo a consultas veterinarias frecuentes, logran que el animal se mantenga fuerte y saludable.

Se debe prestar atención a los almacenes de comida para evitar la mala conservación de los forrajes y piensos, presencia de moho, hongos y productos de baja calidad que conllevan a una mala nutrición, esto fácilmente produce enfermedades como cólicos y gastritis.

Los caballos son muy sensibles a la aflatoxina produciendo inquietud, sudoración, piafanismo y timpanismo, de lo cual le cuesta recuperarse y adoptar su estado de salud habitual.

Otra recomendación es mantener los comederos de heno para caballos en buen estado, limpios y aptos para su uso.

Mi nombre es Helena, y soy licenciada en Veterinaria. Siempre me ha encantado escribir, y aquí tengo la oportunidad de hacerlo sobre mi pasión, los caballos. Desde pequeña he estado cerca de ellos y me encanta todo lo relacionado a ellos

Rehub
Artículos sobre Todo sobre caballos