¿Cómo controlar un caballo nervioso que recula?

Nuestro método
154 Opiniones de usuarios analizadas
30 Artículos evaluados
87 Preguntas de usuarios analizadas

Los caballos han evolucionado a través de los años y ahora son capaces de detectar el peligro y huir rápidamente, por lo que son animales muy nerviosos. Desde pequeños aprenden a definir objetos y emociones como positivas o negativas, viendo a sus madres huir o estar tranquilas. Los potros las imitan y con el tiempo aprenden de toda la manada.

Es importante saber que el comportamiento de los equinos depende de su entorno, es decir, es práctico conocer si vivió episodios traumáticos, la forma cómo era tratado por su cuidador y las emociones que percibía de su entorno.

La mejor forma de aprender a cómo controlar un caballo nervioso que recula, es haciendo cortas rutinas con paciencia. Gracias a eso, el caballo internaliza que es algo bueno y perderá el miedo. En este artículo aprenderemos a cómo lograr tener un caballo manso y tranquilo.

¿Qué produce nervios en los caballos?

Cada caballo tiene su carácter dependiendo de la raza, sexo, tipo de manejo, hábitat, entre otros factores determinantes. Esto es importante conocerlo para escoger el tipo de disciplina que tendrá más efecto sobre el comportamiento del caballo. Por ejemplo, los más activos pueden ser competidores, mientras de los calmados pueden ser referidos a la equino terapia.

Saber cuál es el desempeño de cada caballo ayuda a que tenga la vida útil que su carácter ofrece. Algunos causantes de nerviosismo en los caballos son:

Falta de ejercicio

Un caballo con muchos días en la cuadra sin poder moverse bien sentirá nervios y estrés  al salir nuevamente. Podrás notar como rechaza la montura y los ruidos lo asustan. De hecho, puede llegar a acostarse aun estando afuera. En ocasiones este comportamiento es por el temperamento del caballo y, por lo tanto, necesitará relajarse.

La solución a estos nervios es sacarlo y dejarlo a su libre voluntad, para que vuelva a conocer el entorno y se desahogue haciendo los movimientos habituales, como saltar, revolcarse en la tierra o sacudirse.

Al pasar tanto tiempo encerrados, los caballos sufren de ansiedad y aburrimiento. Lo que genera que cuando salen se quedan plantados y no quieren caminar.

Nerviosismo y miedo: de sensibilización

La de sensibilización trata de darle al caballo un nuevo significado sobre un objeto o acción. Se logra realizando acercamientos al objeto o a la acción por un tiempo cada vez más prolongado, dándole premios luego de que el animal se logre calmar. Esto al poco tiempo lo hará entender y aceptar lo que antes lo asustaba.

blog Pavo-horsefood

20los caballos que han vivido años fuera de su nuevo hogar, ya tienen hábitos aprendidos y miedos establecidos. Un ejemplo puede ser a ciertos ruidos como las bolsas, carros o alguna herramienta.[1]

Este tipo de nerviosismo casi siempre va unido al miedo de un pasado traumático, y por ello debemos ayudar a sanar la mente del caballo. De igual forma, los potrillos cuando están conociendo las monturas tienen que hacerlo de forma positiva, aceptando un nuevo peso sobre sí, para luego aceptar a una persona de confianza.

Nervios por nutrición

Un caballo alimentado con demasiada proteína como los cereales, tendrá mucha contextura y fuerza, lo cual debe ir en equilibrio con su rendimiento, trabajo o entrenamiento. Si el caballo se encuentra con un exceso de fuerza, al momento de dominarlo y montar no se podrá, puesto que él tendrá movimientos bruscos.

Las dietas ricas en cereales proporcionan mucha energía y, por lo tanto, si no se gasta en una rutina de fuerza, pueden afectar la salud del caballo o mantenerlo excitado, acelerado y ansioso. Esto hace que ante cualquier actividad el caballo esté nervioso porque no se puede controlar y no sabe qué hacer.

Por otro lado, la falta de fibra mantiene a los caballos nerviosos, porque presentan ansiedad por morder y buscar ese complemento nutricional. Las fibras mantienen a los equinos tranquilos y equilibrados porque tienen un excelente proceso digestivo y siempre renuevan sus tejidos.

Nervioso por naturaleza

Existen caballos que genéticamente son nerviosos. Hay animales que tienden a estresarse en largos viajes, por cambios de hábitat, al relacionarse con otros animales o nuevas personas. Para estos casos, existen suplementos alimenticios que ayudan a relajar el sistema nervioso del caballo, aportando magnesio y triptófano.

Cuando el caballo está nervioso porque su nivel de serotonina está bajo, afecta su carácter y respuestas a situaciones incómodas. El triptófano sintetiza los neurotransmisores de la hormona de la felicidad, haciendo al caballo más dócil y relajado.

Los nervios en los caballos los hacen más sensibles a la recepción externa. En medio del trabajo o galopeo pueden bloquearse por percibir algo negativo y empiezan a tener un lenguaje corporal inquieto para comunicar su miedo. Puede ser que reculen, se levanten, den media vuelta y quieran salir de ahí.

¿Por qué reculan los caballos?

Recular es cuando los caballos dan pasos hacia atrás, ya sea como respuesta para rechazar y huir de una situación que los pone nerviosos o por aprendizaje como lo hacen los caballos de polo.

El recular es un ejercicio para domar a los potros. Ayuda a preparar el cuerpo para meter las patas en los giros y al frenar, ayuda a fortalecer y a dar flexibilidad al lomo en la zona de los riñones. Si aprende a meter los miembros de atrás por debajo de la panza tendrá una mejor reunión.

Enseñar a recular en la doma

Se toma el cabestro corto al frente del potro, haciendo movimientos ondeantes para que el caballo se fije en ello. Mientras, se empuja suavemente en la nariz. Tome en cuenta que si se realiza bruscamente el animal puede reaccionar al contrario porque se siente obligado.

Al dar su primer paso se debe premiar quitando la mano de la nariz. También puedes darle algún bocadillo, se deja descansar y se repite hasta lograr tener pasos completos con sus cuatro miembros. Con el tiempo, premios y más práctica el potro dará tantos pasos como se le indique.

¿Cómo controlar a un caballo nervioso?

Cuando un caballo montado se asusta, fija su atención en el objeto o torturador. Por ello, una forma eficaz para relajarlo es jalar suavemente de una de las riendas. Así, él girará hacia esa dirección y su atención cambiará a los demás objetos que lo rodean.

Si en medio de una cabalgata se pone nervioso, es mejor seguir cabalgando sin detenerlo, cambiar de dirección e ir disminuyendo la velocidad. Si el caballo no se calma se trata de detener y desmontar lentamente. Al hacer esto el caballo puede intérprete que la persona también tiene miedo por eso es importante mantener la respiración y comportamiento calmado.

 

Los equinos son especialmente amantes de las caricias y acercamiento amigable. En medio de un ataque de nervios los cariños y palabras suaves lo pueden calmar. En los establos también pueden sentir ansiedad, pero con un bocados suave para caballo como la zanahoria puedes lograr desviar su atención y olvidar su temor.

ConsejosDescripción
Mantente relajadoLa actitud de un jinete calma o acelera los nervios de un caballo.
Acariciar y hablarLa mejor parte para acariciarlo es entre el cuello y el lomo, al mismo tiempo repetir palabras suavemente que lo hagan sentir confortable.
No tensar las correas, golpear o gritarUn caballo con nervios es muy sensible y cualquier ruido o tacto rústico lo altera más.
Usar las riendasAgarrar para girar o detener lentamente.
Consultas veterinariasEsto ayuda a descartar que su miedo no sea por lesiones en el lomo, patas o boca, lo que le produce dolor y no quiere ser montado, también la revisión de los ojos para saber si el caballo está viendo bien.

Conclusiones de cómo controlar un caballo nervioso que recula

Finalmente, podemos decir que los caballos pueden tener nervios, pero estos reaccionan según la conducta de su jinete. Por eso es importante conservar la calma, entender que está actuando bajo instintos y que sólo busca huir. Si el caballo se siente seguro con su jinete, poco a poco irá olvidando sus miedos y se sentirá libre.

 

Referencias

  1. blog Pavo-horsefood

Mi nombre es Helena, y soy licenciada en Veterinaria. Siempre me ha encantado escribir, y aquí tengo la oportunidad de hacerlo sobre mi pasión, los caballos. Desde pequeña he estado cerca de ellos y me encanta todo lo relacionado a ellos

Rehub
Artículos sobre Todo sobre caballos